23 de Octubre de 2017 Son las 20:50

Entrevistas

Entrevistas

Especial San Mateo 2017

Pablo García (IU): "La ciudad está, si no igual, incluso peor que antes"

Imagen principal de la noticia
1/1/2017 · Gorka Díez

Pablo García (Cuenca, 1988) es el concejal más joven del AyuntamientoLicenciado en Historia, además de máster de Profesor en Educación Secundaria y Bachillerato, lleva el último año y medio dedicado casi íntegramente a la política municipal

Tras año y medio como concejal de IU, Pablo García siente que muchas de las propuestas de su partido, como la de municipalizar servicios o hacer una auditoría de la deuda, caen en saco roto. Pero sigue dispuesto a seguir defendiendo unos servicios públicos para todos.

¿Qué balance hace de este año y medio?
Creo que hemos avanzado poco en la situación de la ciudad. Estamos, si no igual, incluso peor que antes. Fundamentalmente, por la deuda. Porque, a pesar de que hayamos entrado tres concejales de IU, y que también haya entrado Ciudadanos, la deuda sigue estando ahí: 82 millones de euros entre deuda comercial y financiera. Y cada vez que planteamos auditar, investigar cómo hemos llegado hasta ahí, nos damos de frente contra la pared y no hay manera: no se quiere auditar la deuda.

¿Hasta qué punto auditar la deuda solucionaría algo?
Sabríamos por lo menos dónde está el origen de la deuda, cómo se ha generado, y como mínimo podríamos exigir las responsabilidades políticas a quien las tenga y determinar si el Ayuntamiento tiene que hacerse cargo de esas deudas o no. Es el quid la cuestión, porque a lo mejor hay deudas achacables a determinados alcaldes que firman convenios y no los aprueban los órganos competentes.

Por ejemplo, se ha investigado qué ocurrió con los edificios de los agentes sociales, que llevan paralizados más de cinco años.
Fue una de las mociones que conseguimos que se aprobara y se nos ha dado una serie de documentación. Hemos visto algunas irregularidades que entendemos que indican que hay cosas que se han hecho mal. Nosotros planteamos que hay cuestiones que no están claras y que se tienen que investigar en otro sitio que no sea el propio Ayuntamiento, de ahí que vayamos a enviar la información al Tribunal de Cuentas, que esperamos que haga un análisis detallado y determine si hay responsabilidades políticas. 

Alguna conclusión de esa comisión…
Hay certificaciones de obra pagadas con cargo al Plan de Ajuste y no a la financiación original del proyecto, con informes técnicos diciendo que esas obras no están hechas. El proyecto inicialmente se hizo además sin un estudio sobre la cimentación. Este se realiza a posteriori, una vez adjudicada la obra, cuando resulta que lo proyectado no se corresponde con la realidad del terreno y hay que llevar a cabo unas modificaciones que se aprueban también con los informes técnicos en contra, que advierten de que los edificios no iban a servir para nada porque la modificación consistía en quitarles las ventanas, los suelos, las paredes, vidriería de todo tipo… Y así están ahora los edificios. Luego hay que analizar también la financiación del proyecto: el Ayuntamiento se comprometía a construir tres edificios para los agentes sociales a cambio del edificio viejísimo del centro, que en plena burbuja inmobiliaria valía mucho más de lo que vale ahora, un precio entendemos que inflado y especulativo. Y luego están los cinco millones que se piden a la entonces Caja Madrid, de los cuales nos hemos gastado dos en los edificios y los otros tres en otra cosa, no sabemos en qué. Y el préstamo sigue su curso, generando intereses.

Si la operación le hubiera salido bien, el Ayuntamiento habría obtenido un beneficio que habría redundado en la ciudad…
En los ciudadanos no lo sé, pero en el Ayuntamiento, claro. Y supongo que no tendríamos el problema de que los edificios no estén terminados. Pero es una operación especulativa, de inflar la burbuja que en algún momento tenía que pinchar. Legalmente no tiene ningún reproche, pero es un modelo de política totalmente opuesto al nuestro.

En el caso del Bosque de Acero también abogan por investigar, pero se han posicionado en contra de su rehabilitación…
Es que antes de darle una solución a futuro, hay muchas cosas que investigar. El portavoz del PP nos decía que no era momento de hablar del convenio con Davecon, que es lo que permitió construirlo. Pero igual sí es el momento y hay que revisar ese convenio, ver dónde está aprobado, porque en el pleno no fue. Y las consecuencias que tiene, porque Davecon, que era quien en principio tenía que haberlo financiado, nos reclama un dinero. Es cierto que puso 4 millones, pero costó 7 y pico, y eso también forma parte de la deuda. 

Son ya cinco años con el inmueble abandonado, y alguna solución habrá que darle…
Entiendo que sí, pero habrá que verlo todo desde el origen para saber qué hay que hacer a futuro. No hacer las cosas a medias.

Les preocupa el transporte público…
Sí, y tiene también mucho que ver con la deuda, porque de esos 82 millones de deuda hay cinco que le debemos a la anterior concesionara, Alsina, por una serie de sentencias, y sobre todo por la conexión con el AVE, que está donde está. Quizá no debería ser responsabilidad del Ayuntamiento, pero como no se audita la deuda… Y, a parte de eso, le debemos otros 500.000 euros a la concesionaria actual, porque hay un contrato valorado en 470.000 euros anuales que es inviable. Si se cumple, que es lo que intenta hacer el PP, supone un recorte brutal: es no tener servicio de autobuses. Hay que rescindir ese contrato y hacer uno nuevo que contemple un servicio en condiciones. 

Ustedes son partidarios de remunipalizar todos los servicios…
Es que las contratas y privatizaciones de los servicios te atan a un contrato muy determinado, que a lo mejor no te gusta, hasta que finalice. El de limpieza, de 2006, termina justo ahora, que es cuando podemos cambiar condiciones y recuperar el servicio, que es nuestro. Porque el balance de privatización es que Cuenca está más sucia, un hecho objetivo, que lo dice la gente, hasta el concejal responsable. Según un informe no se puede municipalizar, pero los dos primeros datos que nos dan es que, si se hace, nos ahorramos en servicio industrial e IVA casi un millón de euros de los 4 que cuesta. Nos ponen las pegas de los costes salariales, pero si se coge el convenio colectivo de limpieza actual, entiendo que va a ser el mismo. Lo que pasa es que las leyes de estabilidad presupuestaria también son un obstáculo...

El equipo de gobierno ya ha dicho que va a volver a adjudicar el servicio de limpieza, aunque con un único contrato...
Desde el principio tienen claro que van a sacar otro contrato donde se va a gastar el mismo dinero. Entonces, por mucho que muevan, un poco de aquí o de allí, ¿qué mejoras vamos a tener?  Yo entiendo que ninguna.

Terrenos de Adif. ¿Qué opina que se pueden hacer con esas hectáreas? 
Es un tema que, como dicen los técnicos de Urbanismo, viene de largo. Nosotros nos remontamos a 1996, cuando se hizo el Plan General de Ordenación Urbana que sigue en vigor. Son14 hectáreas, 17 si le sumamos la vía del tren y la estación. En las 14 primeras, donde no hay nada, se podía hacer lo que quisiéramos: vivienda, zona verde… Si no se ha hecho entiendo que es porque los equipos de gobierno no han querido. No hace falta llegar a ningún convenio con ADIF. Se han presentado muchos proyectos (en 2006, en 2011) y todos se basan en construir viviendas y, con los aprovechamientos urbanísticos que corresponden al Ayuntamiento, financiarlo todo. Quizá ahora mismo construir viviendas no es lo necesario, pero podemos desarrollar los terrenos cuando queramos…

Pero tampoco parece que haya dinero para ese desarrollo…
Si queremos hacer algo de verdad, habría que buscar la manera de financiarlo. Teniendo la deuda que tenemos. Por eso insisto en que lo primero que hay que hacer es la auditoría… 

¿Alguna solución para mejorar la comunicación con el Ave?
La estación es que está donde está, lejos, un error que diez años después ya parece que todo el mundo reconoce ahora, pues bien. Traerla al centro ahora mismo parece que tampoco se puede, entonces a priori lo más sencillo es un buen sistema de autobuses, pero para eso habría que cambiar el contrato actual.

¿Qué significa para IU que el AVE esté en Cuenca?
Yo creo que la línea de Albacete sí que se utiliza mucho, con estudiantes que van y vienen. Aunque no sé qué pensarán en la hostelería, porque, al poder ir y venir en un día, igual no se pernocta, lo que puede ser un inconveniente. 

Pero, por su precio, no es para todos…
El de Albacete sí que es más económico, pero el de Madrid no tanto. Yo entiendo que si tuviéramos las inversiones que habría que haber hecho en la línea convencional, igual en vez de tardar tres horas y pico tardaba menos y era asequible, y conseguíamos conectar con los pueblos de la provincia, porque sigue habiendo pueblos entre medias de Madrid y Cuenca o entre Cuenca y Albacete o Valencia, que tampoco tienen otros medios de transporte. Las líneas de autobuses interurbanas tampoco van a todos los pueblos. Tener un billete de tren del AVE asequible estaría bien. Pero parece que con el AVE no ocurre, porque aunque nos venden a bombo y platillo una serie de rebajas, estas no se ven, según me dice la gente que las ha buscado. Se hacen con cierta antelación y, tras cumplir un cupo, desaparecen. No es para todos los billetes, sino para un pequeño porcentaje de los billetes de ese tren. 

El resto de grupos les acusan de presentar muchas mociones sobre temas que no atañen directamente a Cuenca…
Nosotros procuramos llevar mociones locales, y a la vista está: hemos llevado mociones sobre la reforma del Reglamento Orgánico Municipal (ROM), sobre la auditoría de la deuda, sobre las sedes de los agentes sociales, sobre el convenio del agua con Jágaba y Chillarón, sobre el agua de Cuenca, para que su gestión la recupere el Ayuntamiento, sobre la cruz de José Antonio en la Catedral… Sí que creo que estamos presentando muchas cosas relacionadas con Cuenca, a montones. Y otras que a priori no lo parecen, pero que afectan a Cuenca, como la Lomce: planteamos su derogación porque afecta al municipio y a los centros educativos de la ciudad. 

Pero lo que está claro es que hace falta reducir el tiempo de los plenos...
Los plenos son larguísimos. Supongo que todos tenemos muchas cosas que decir. Pero yo no creo que la gente en la calle esté muy preocupada por que nos tiremos allí ocho horas. No creo que la gente diga “pobrecitos los concejales, que están más de ocho horas en un pleno”. Hay muchos temas que tratar, somos muchas voces, agotamos muchas veces los tiempos. A veces podríamos aligerar en algunas cosas, a veces se montan broncas que igual nos podíamos ahorrar, pero no es algo que me preocupe especialmente, la verdad.

Aquella propuesta que decían al principio de que los plenos se celebraran por la tarde se demuestra que es inviable…
Entendemos que un pleno por la tarde favorecería la participación de la gente, y por eso siempre lo hemos planteado. Pero, claro, nos encontraríamos con el problema de que, con lo que están durando los plenos, hay una cosa que se llama la unidad de acto, que hace que un pleno que empiece en una fecha no puede pasar de las doce de la noche. Entonces, habría que concluirlo obligatoriamente a esa hora y continuar después. Pero parece que es lo que vamos a tener que hacer al existir ahora esa limitación de las ocho horas: celebrar dos plenos al mes. Parece que no queda más remedio…

Se les reprocha también que es muy fácil criticar lo que se hace desde la oposición, y otra gobernar…
Yo creo que lo que es fácil, facilísimo, es escurrir el bulto y no asumir responsabilidades. No vale decir: ahora que estoy en la oposición, aquello lo hicieron otras personas y yo no tengo nada que ver. No sé. Fueron otras pero de tu partido. Y si es cierto que no tienen nada que ver, pero está mal hecho, pues habrá que pedir responsabilidades a quien las tenga.

A veces da la impresión de que votan en contra de algunas propuestas solo por llevar la contraria. Por ejemplo, se abstuvieron en la aceptación de los 10 millones de fondos europeos…
Yo entiendo que no votamos en contra por que sí. En el caso del Dussi no estábamos de acuerdo, ni nosotros ni el PSOE, con uno de los acuerdos que se nos planteaban, y pedíamos una pequeña modificación que nos hubiera dado más seguridad. Si ni siquiera el equipo municipal es capaz de ceder en pequeños detalles, no sé hasta qué punto es responsabilidad nuestra. En cualquier caso, es cierto que es una cantidad de dinero que vamos a recibir de Europa muy importante y necesaria. Y que ahora lo que tenemos que hacer es aprovecharla y gastarla correctamente. 

Se les acusa también de primar la ideología sobre cuestiones más prácticas…
Como marxistas que somos, porque lo somos, nuestra base fundamental es la dialéctica. Y esto consiste en analizar la situación real donde estamos, y en base a ello plantear soluciones. Por ejemplo, sobre el análisis material de que Cuenca está sucia y de que la contrata privada no funciona, planteamos la municipalización, que además nos supone un ahorro o una reinversión de casi un millón de euros. Quien tiene un posicionamiento ideológico no basado en hechos reales es el equipo de gobierno, que quiere mantener la privatización del servicio sin datos reales que le sirvan como base. Eso sí que es ideología. Ideología sin base material.

Año y medio después de la investidura, ¿se arrepienten de haberse votado a sí mismos y no al PSOE?
Es fundamental tener en cuenta que no por haber votado al candidato del PSOE hubiéramos evitado que hubiera gobernado Mariscal. Y hay que tener en cuenta otra serie de factores, porque en Cuenca, cada vez que hay un tema importante en el que a lo mejor metemos el dedo en la yaga, como la auditoría, PP y PSOE son los que se ponen de acuerdo para rechazarla. Los reconocimientos extrajudiciales de crédito que hay todos los meses, facturas atrasadas y perdidas que de repente tenemos que afrontar, PP y PSOE las aprueban siempre. PP y PSOE aprueban el plan de ajuste, que se renueva cada año... Nosotros decimos muchas cosas, nos votan mociones sobre munipalizar servicios o estudiar esta posibilidad, pero después votan ese plan de ajuste que lo impide. Es poco razonable. Yo entiendo que funcionan en base a unos intereses que no son efectivamente los nuestros, unos intereses de clase social.

¿Piensan ya en las próximas elecciones, si se presentarán solos o con Podemos?
La verdad es que no estamos pensando en eso. El trabajo en el Ayuntamiento lleva mucho tiempo y mucho esfuerzo. Pero nuestra idea es que IU sea un movimiento político y social, menos partido y más abierto, llegando a más gente, y para eso hay que hablar con Podemos y con otras fuerzas políticas, movimientos sociales, con la gente que está en sus conflictos y en sus luchas y reivindicaciones concretas. Creo que sí que sería bueno que hubiera una candidatura capaz de aglutinar todas esas luchas que se están produciendo.
logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información