AUTOPRIMA MERCEDES AUTOPRIMA MERCEDES
19 de Mayo de 2019 Son las 17:39

Cultura

Cultura

Especial Semana Santa 2019

"La fotografía me ayuda a mostrar mis sentimientos"

"A mí reconozco que si veo una araña en una pared se me ponen los pelos de punta, no lo aguanto, pero cuando voy por el campo y veo los insectos en una flor, es otra cosa"

Imagen principal de la noticia
31/8/2013 · G.D.

Jesús Cañas Del Pozo (Tarancón, 1954) es una de esas personas -y no son pocas- que, por la necesidad de ganar un jornal, han dedicado buena parte de su vida a una profesión que no les terminaba de llenar (en su caso a las visitas médicas) pero que ahora, llegada la jubilación, han abrazado lo que en verdad siempre ha sido su gran pasión: en su caso, la fotografía.


“En realidad, empecé con la fotografía hace 35 años, en Madrid, cuando me compré una Zenit, una cámara rusa, y un pequeño laboratorio en el que iba haciendo mis cosillas en blanco y negro junto a un grupo de amigos. Estudié además en el Centro Español de Imagen e hice algunos cursos pero, cuando me iba a lanzar profesionalmente, me casé y no me quedó más remedio que dejar la fotografía un poco aparcada y buscarme un trabajo. Me salió empleo de visitador de médicos por las provincias de Cuenca y Guadalajara y a eso me dediqué durante 26 años, hasta que el año pasado la empresa, con la crisis, que está apretando mucho a la industria farmacéutica, me dijo que le compensaba prejubilarme y acepté”.


Aunque ya hará unos ocho años que dispone de una cámara digital, es desde hace un año cuando le dedica a la imagen buena parte de su tiempo. “No lo hago de un modo profesional, porque no tengo ingresos, sino más bien gastos, porque cada vez que haces una exposición tienes que imprimirte las imágenes, pero dedico a esto un ciento por ciento de mi tiempo”, dice a sus 58 años, joven para no tener que fichar cada día en la oficina aunque él se considera “un carrozilla”.


Para Jesús Cañas, la fotografía es “una manera de expresar lo que siento y lo que veo a mi alrededor”, para lo que intenta “captar la belleza del entorno y transmitir mis sentimientos con imágenes”.


Admirador de retratistas como el paisajista americano del pasado siglo Ansel Adams y el español José María Mellado, las fotos que más les gusta hacer son paisajes y la denominada macrofotografía, que reproduce a gran tamaño pequeños seres u objetos.

Entre sus obras se encuentran así paisajes de Cuenca, principalmente del Casco Antiguo, cuyos colores le gusta saturar a través del PHotosop. “Me gustan los colores fuertes, sí, es la visión que tengo y gracias a eso la gente que ve mis fotos reconoce que son mías”.


Y luego están los coloridos resultados de esos paseos que se hace por la naturaleza en busca de pequeños insectos a los que retratar como si midieran hasta cien veces más de su tamaño natural.


“Me gusta acercarme a ese micromundo, a insectos que a lo mejor vas por el campo y te cuesta verlos, y a los que me sitúo a ocho centímetros. Hay gente que me pregunta que si no me pican, y yo les digo que no, porque yo no les hago nada; me limito a decirles: ‘Te voy a hacer una foto’. El insecto posa, y ya está”. Añade además que algunos de ellos, como los saltamontes, “con el rocío de la mañana están aún como muy adormecidos, por lo que te puedes acercar con total tranquilidad”.


Junto a los saltamontes, entre sus imágenes se encuentran primerísimos planos de avispas, abejas, arañas, algunas de las cuales pueden echar un poco para atrás a quienes no están acostumbrados a ver bichos tan de cerca. “A mí reconozco que si veo una araña en una pared se me ponen los pelos de punta, no lo aguanto, pero cuando voy por el campo y veo los insectos en una flor, es otra cosa: siento como una atracción y tengo que hacerles una foto”.


Las imágenes de insectos contrastan con su otra vertiente de retratista: las personas. Amigos como Germán Elorrieta o Raúl Torres han posado para él, quien para estos casos prefiere utilizar el blanco y negro. Hasta ha fotografiado parte del rostro de la escultura dedicada a Federico Muelas y se nota que es una foto que ha hecho él.


Aunque no aspira a ganar dinero con esto (“mi objetivo principal es hacer lo que me gusta: de lo contrario me dedicaría a hacer bodas y bautizos”), está abierto a que la gente adquiera sus imágenes. “Evidentemente, me gusta que la gente tenga mis fotos colgadas y el dinero nunca viene mal”. 


A él cara no le sale esta afición, pues aunque imprimir cuesta un dinero lleva una muestra de sus trabajos en una tableta y reconoce que los costes se abaratan mucho gracias a la fotografía digital. Y simplifican el trabajo. “No tienes que andar cargado de carretes, y el PHotosop ayuda. Pero sí que se ha perdido un poco la magia del laboratorio. Ahora, de hecho, puedes hacer todas las fotos que quieras, pero antes había que disparar poco y bien: no te podías permitir el lujo de gastar el carrete.” 


Decido a seguir adelante con su “verdadera pasión”, Cañas espera seguir por mucho tiempo dedicado al que siempre fue su sueño. Ya ha expuesto en el Centro Aguirre y el viernes inaugura una muestra con una decena de macrofotografías en las fiestas de Motilla del Palancar. Y en unos meses espera hacer lo propio en la sala de la Fundación de CCM. Y, de ahí, adonde le lleve el interés del público por sus obras.

Temas relacionados:
logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información